Resumen 2023

Si tuviera que resumir este año con un titular sería: 2023 el año de la sobrecarga cognitiva.

En el resumen del año pasado lo primero que te dije era que llegaba al final de año con la lengua fuera. Releyéndolo hoy un año más tarde y visto en perspectiva, ahora no me parece para tanto. 

Como dice una canción del Shotta: Lo que ayer te parecía un problema, hoy son tonterías gigantes.

Ahora te voy a hablar de todo lo que he hecho y me ha pasado este último año.

Me he comprado un local

Empecé el año comprándome un local cerca de casa.

Siempre quise tener un espacio para poder tener un rincón en el cual el tiempo pasa de forma diferente y en el cual pueda ponerme en modo foco, ya sea trabajando, dibujando o descansando sin más.

Todo esto viene porque yo de más jovencito me juntaba con mis amigos en el garaje que tenían mis padres en Premiá. Allí teníamos nuestro sofá, nuestras videoconsolas y pasábamos las tardes y las noches reunidos con amigos, tanto los de mi generación como mi hermano y sus amigos. 

Tengo muy buenos recuerdos de esa fase de la vida y en parte es por eso que yo quería tener mi propio garaje o el local como le llamamos y ofrecer esta posibilidad para las nuevas generaciones.

Tener un sitio de este tipo te ahorra mucha calle y muchos problemas.  Así que al fin lo conseguí.

La historia del libro y el máster.

Te cuento el final de la historia y después la desarrollo. Que sepas que este año he escrito mi segundo libro (más de 700 páginas) y me he sacado un máster. Todo a la vez.

Te voy a desarrollar todo esto a continuación.

El máster en resolución de problemas complejos (complex problem solving)

Decidí que sería un buen momento hacer el Máster de resolución de problemas complejos de la UNIR impartido por Javier Recuenco, una de las personas que me aporta más conocimientos (sin que él lo sepa). 

Ya llevaba tiempo queriendo hacer este Máster. No me animé antes por carga de trabajo y por el precio.

La cosa es que este año, a principios, me llegaron unas señales que me ayudaron a decidirme y me apunté.

Así que me apunté en mi agenda que en abril empezaría el máster y podría disfrutarlo y aprender un montón.

Mi segundo libro

Justo el día siguiente que realice la matrícula del máster recibí un correo de la editorial. En ese correo me decían que ya podía empezar con mi segundo libro.

Así que me vi con un máster de medio año por delante más la redacción de un nuevo libro del temario acTIC. 

Aquí empezó mi particular Everest.

La verdad es que empecé los dos proyectos en paralelo con mucha ilusión.

Tanto el libro como el máster, ya están acabados y conseguidos. En cuanto al libro, aún no lo verás publicado, tal vez a final de año. Temas de burocracia que no dependen de mí.

Aún conseguirlo, tengo que reconocer que he llegado a mi límite. A pesar de no ser tareas extremadamente complicadas y que ya hice antes (ya había escrito un libro y también me había sacado un máster), sí que han requerido de mucho de mi tiempo y no han permitido que pueda desconectar y reposar mi mente. Pero las dos, a la vez, se me han presentado como un desafío en mayúsculas.

Desde Semana Santa hasta final de año, incluida las vacaciones de verano, para mí ha sido toda una maratón de exigencias y de trabajo mental.

Aparte si me conoces ya sabes que me va la marcha y siempre estoy enfrascado en nuevos proyectos.  Aun así, he de reconocer que me ha costado digerirlo y que una vez llegado a este límite creo que es el momento de forzarme a tener una parte de vida más contemplativa y no siempre estar en modo productivo o aprovechar todas las oportunidades. 

 Todo esto ha hecho que haga llegado a mi límite de carga cognitiva

Y el hecho de estar siempre al límite tiene unas consecuencias…

Cambio de actitud

He de reconocer que mi actitud ha cambiado un poco o tal vez bastante (eso mejor que me lo digas tú). Seguramente que la falta de tiempo libre, el poco descanso y la carga cognitiva y la cantidad de tareas pendientes por hacer me ha afectado y eso hace que mi actitud sea más áspera con los demás.

Un compañero del trabajo me dijo una vez una frase que creo que describe mi estado anímico actual, es una expresión catalana que dice: «Tú no estás per hòsties».

Le he preguntado al chatGPT que me explique qué significa esta expresión catalana y me dice lo siguiente:

En el contexto coloquial, esta frase se utiliza para indicar que alguien no está de humor para bromas, tonterías o para lidiar con situaciones frívolas o sin importancia. Implica que la persona está seria, concentrada o posiblemente molesta, y por lo tanto, no está dispuesta a tolerar distracciones o comportamientos que considere irrelevantes o molestos en ese momento. Es una forma de advertir a los demás sobre el estado de ánimo o la actitud de la persona en cuestión, sugiriendo que es mejor tomar un enfoque serio o directo en su trato.

ChatGPT

Si he sido así contigo lo siento, te pido perdón.

Soy consciente de ello y estoy tratando de mejorarlo.  A pesar de que intento practicar la escucha activa y ayudará todo el mundo en lo que pueda, no resulta fácil del todo.

En fin, lejos de seguir lamentándome, me planteo la solución. Evitar a las personas «todo mal» y tratar de aligerar la carga.

Espero conseguirlo este a lo largo de este año. Es algo urgente.

Empecé el año delegando.

He montado una empresa

Tuve que montar mi propia empresa.  Sigo creando contenidos educativos y con mi academia.

Así que si estás interesado en alguno de mis servicios no dudes en consultar mi página web obsidianacontenidoseducativos.es

Nuevos proyectos e incluso formación en formato presencial. ¿Te apuntas?

He aprendido a hacer retratos.

Otra de las cosas que he hecho este año y que suelo hacer en verano es plantearme de aprender una cosa nueva.

Esta vez me propuse aprender a hacer retratos, así que me compré una serie de lápices de diferentes durezas y me puse a leer libros y ver vídeos en YouTube para aprender a hacer retratos.

Aunque todavía hay mucho que mejorar, me he dado cuenta de que para mí toda esta rama artística se me da bastante bien (la modestia está sobrevalorada) y que aparte es muy ejercicio de relajación favorito.

Cuando me pongo con un retrato pueden pasar horas en las que no pienso en nada más que en el dibujo que tengo delante.

Por cierto, si quieres que te haga un retrato, escríbeme que te lo haré. En serio.

Nuevas oportunidades laborales en el cole

Me encanta dar clase, ejercer el liderazgo y gestionar personas. Resulta que en el colegio donde trabajo me han propuesto para de coordinación en la escuela.

Aunque no sea un cargo «top», ya es un comienzo, y dado mi fase vital, me encanta poder disponer de esta oportunidad.

Duermo (algo) más

Otra de las cosas que me he propuesto (aunque en realidad me ha venido forzado) es que duermo más.

El último trimestre de este año no he podido levantarme a las 5 como lo solía hacer de costumbre.  Mi cuerpo me pedía más descanso, así que se lo di.  Aunque mis primeras horas del día son las más creativas, como por ejemplo ahora que estoy escribiendo en mi blog creo que no siempre tengo que forzar la maquinaria para rendir.

Si el cuerpo te lo pide. Dáselo.

Me he hecho un experto en fiscalidad

No es que esté muy orgulloso de esto, ya que me ha vendido forzado. Me he hecho un pequeño experto en fiscalidad, gracias a la creación de la empresa y todo lo que conlleva a nivel legal llevar un negocio.

Me he vuelto menos caprichoso

Otra faceta que creo que he desarrollado ha sido la de ser menos caprichoso.

Trabajando los hábitos me di cuenta de que siempre que quería alguna cosa la acababa consiguiendo. Me acordé de aquello que decía de adolescente, de: «volver a lo básico».

Lo aplique de nuevo.  Espero conseguir un estilo de vida más minimalista y que requiera menos posesiones y también poder gestionar mejor mis impulsos.

Objetivos para el próximo año

Dejo por escrito y en público algunas metas personales y profesionales que espero alcanzar:

  1. Dedicar tiempo a divagar: Quiero permitirme perder más tiempo en la divagación. Hacer un poco de vida contemplativa. No me refiero a ir a echar de comer a las palomas en la plaza Santa Anna o de ir a ver las obras con los abuelillos. He descubierto que mi creatividad crece en los momentos en los que me permito dispersar y sumergirme en mis pensamientos. Hecho en falta estos espacios de reflexión, por lo que mi objetivo es recuperarlos.
  2. Delegar responsabilidades: Decidí dejar de recurrir constantemente a las frases «ya lo hago yo» o «ya me encargo yo». Aunque disfruto solucionando problemas, tanto personales como de los demás, es fundamental que dé un paso atrás. De este modo, otros no dependerán tanto de mí y podré recuperar el tiempo personal que había perdido.
  3. Mantener la creatividad y aprender nuevas técnicas: seguiré fomentando mi lado creativo y exploraré nuevas técnicas que me permitan crecer tanto en lo personal como en lo profesional.
  4. Salir de la ecuación: lo que viene siendo reducir mi involucración directa en el negocio. Este es el desafío más complejo al que me enfrento, pero me propongo buscar formas de salir y disminuir mi participación directa en mi negocio, para evitar que consuma demasiado de mi tiempo y energía.
  5. Aprender algo completamente nuevo: me encanta esa sensación de descubrir un nuevo campo del que no sé nada en absoluto y ponerme a investigar desde cero. me encanta aprender y en la amplitud de conocimientos está gran parte de mi éxito.
  6. Escribir los nuevos libros: sí, tengo encargados un par de libros más. Aunque me ha agotado, quiero seguir haciéndolo. Justo ayer estuve en la Fnac de Plaça Catalunya i recuerdo cuando un día vi la estantería llena de libros acTIC. Me gustaría que algún día lo puedan hacer con mis libros (lo sé, es puro ego… lo reconozco).
  7. Nuevas fórmulas de negocio: he acabado el año planteando crear una formación presencial de momento vamos a probar a ver cómo sale y en el próximo resumen del 2024 te lo contaré.

Como viene siendo costumbre, este año igual que el año anterior y el otro he leído un montón.  Es una de las claves de mi éxito. Me encanta leer, tengo una biblioteca enorme en formato físico y digital y tengo una contra biblioteca aún más grande, todo de libros que están esperando que llegue el momento oportuno para que los pueda leer. 

Sigo leyéndome entre 2 y 3 libros en paralelo, alternando diferentes momentos del día, aunque en realidad son micro momentos.

Los libros que me he leído este año (y que me he acordado de ponerlos)

  • ¡Delega!
  • Liderazgo inteligente.
  • Cómo enseñar cualquier cosa
  • Cómo lideran los mejores líderes
  • Cómo tratar con personalidades difíciles
  • Crisisfobia. Claves para sobrevivir al apocalipsis económico
  • El arte de hablar en público
  • El arte de la estratagema de Giorgio Nardone
  • El arte de una charla ocurrente
  • El ego es el enemigo
  • El pequeño libro de la filosofía estoica
  • Emociones de Giorgio Nardone
  • Fitness revolucionario. Lecciones ancestrales para una salud salvaje
  • Good StrategyBad Strategy The difference and why it matters
  • Las 36 estratagemas chinas
  • Los peligros de la moralidad
  • Quién, no Cómo
  • Simplifica tu negocio
  • Problem solving 101
  • Liderazgo inteligente

Creo que hay muchos más que me he dejado, pero ya es algo

Eso es todo, muchas gracias por leer hasta el final. Si has llegado hasta aquí, creo que mereces que yo escuche cómo te ha ido el año a ti. ¿Me lo explicarás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba